Gobierno busca ajustar explotación turística en el archipiélago

“..Indudablemente existe amenazas ambientales, pero se descarta riesgos sobre la Reserva Mundial de Biosfera”.

Temas cruciales como “capacidad de carga” y explotación sostenible del turismo comenzaron a ser analizados por la administración departamental y gremios de la producción conjuntamente, con el propósito de ajustar normas que permitan preservar, para las futuras generaciones, los recursos naturales y los atractivos turísticos del archipiélago.
El disparador que prendió las alertas de sobrexplotación de recursos lo constituye las cifras de turistas llegados el año anterior, más de 900 mil pasajeros y fotografías que, a través de redes sociales, mostraron el colapso del cayo Acuario. El panorama más sombrío lo constituye las denuncias que, sobre invasión y destrucción de ecosistema hizo el honorable representante Jack Housni Jaller, quien alertó sobre la situación de Cayo Bolívar, donde ya se evidencia la afectación sobre el medio ambiente hecho por operadores turísticos que, indiscriminadamente, están llevando personas a los cayos del sur.
En reunión desarrollada el pasado viernes, el gobernador del departamento Ronald Housni Jaller, en asocio con operadores turístico y la Corporación Ambiental Coralina, analizaron las acciones a seguir con el propósito de ajustar a niveles de sostenibilidad la explotación turística en la Reserva Mundial de Biosfera.
En dicha reunión el director de la CAR, Dorcey Stephen, señaló que aunque existen impactos severos sobre el medio ambiente, la Reserva Mundial de Biosfera no está en riesgo debido a que las autoridades ambientales están trabajando. Precisamente la corporación ambiental, recordó que, desde 2009, existe un estudio en el que se establece que, por ejemplo, el cayo de los pescadores, junto a cayo Bolívar, soporta una carga de 30 personas por día. Según datos no oficiales, a ese islote ingresan sin ningún tipo de control hasta 200 visitantes.
Aunque no se han tomado acciones que competan al protección de Cayo Bolívar, se supo luego de una inspección que se halló evidencias que está siendo rápidamente depredado al encontrar en él, una planta eléctrica, derrame de aceite de cocina y cambuches hechos por particulares que arrojan sus desperdicios a las zonas de manglar en el sitio.Playas Sprat Bight
La situación de los cayos del norte podrían ser, incluso, más graves que la de Jhony cay, Rocky cay y Haynes cay, sobre las cuales ya existe una determinación perentoria de la Procuraduría Judicial en temas Ambientales y Agrarios, ente que pidió el cierre de los mismas hasta que se evidencie su recuperación ambiental. Precisamente, los propios operadores turísticos que laboran en estos accidentes geográficos, han solicitado un plazo de 30 días, en los que se acometerán acciones de limpieza y un plan integran de mantenimiento que se ajuste a los niveles de capacidad de carga que están determinados ya por la Corporación Autónoma Regional para Desarrollo Sostenible de las Islas (CORALINA).